26 de febrero de 2017

35 tuits “Sobre Dios, la Iglesia y el mundo” (Fernando Ocáriz)

  1. Hay un plan de Dios para cada uno; pero no estamos “programados”: sería rebajar a Dios a nuestra pobre altura (122)
  2. Se necesita una catequesis sobre la maravilla de la misericordia de Dios y de la gracia divina (74)
  3. El sentido de la filiación divina conduce a una gran libertad de espíritu y a una profunda alegría y optimismo propio de la esperanza (23)
  4. El teólogo ayuda a evitar tensiones subjetivas, innecesarias y objetivamente inmotivadas, entre la ciencia y la fe (24)
  5. La teología es necesaria para todo creyente porque la fe, en la medida en que es viva, tiende a querer saber mejor aquello que cree (25)
  6. Pocas veces se llega a debatir filosóficamente sobre la existencia de Dios: el diálogo se corta antes de entrar en materia (49)
  7. El acto propio de la libertad es amar el bien (55)
  8. La obediencia cristiana, no solo no es contraria a la libertad, sino que es ejercicio de libertad (55)
  9. En la dirección espiritual personal, no se manda nada, solo se aconseja y se fomenta expresamente la iniciativa (56)
  10. Razón y fe están en niveles distintos, pero las dos comunican objetivamente en el ser y subjetivamente en la inteligencia del creyente (41)
  11. Mi experiencia es que las aparentes contradicciones [entre fe y ciencia] se basan en equívocos sobre los términos de la cuestión (42)
  12. En las épocas mejores siguió habiendo comportamientos lamentables, y en los momentos más bajos ejemplos egregios de santidad (47)
  13. La Iglesia es, antes y sobre todo, una persona: Jesucristo (66)
  14. La dimensión institucional de la Iglesia está al servicio de las personas y no al revés (66)
  15. La Iglesia no la hacemos los hombres; la ha hecho y la hace Jesucristo; no la hacemos, sino que la recibimos (67)
  16. Una clave principal [de la actual crisis en la piedad] está en el mal trato que se da a la Eucaristía (70)
  17. La predicación del Evangelio (…) tiene su tono o ambiente propio en el gozo y la paz: la alegría de los hijos de Dios (72)
  18. Más que crisis de confesión, hay crisis de confesores (74)
  19. La nueva evangelización no es un “proyecto humano de expansión” (94)
  20. Una “nueva” evangelización es, en realidad, la misión permanente de la Iglesia ante una “nueva” situación (94)
  21. La Iglesia vive su misión proponiendo el Evangelio, nunca imponiéndolo (…) La fe solo libremente puede recibirse (97)
  22. Comprometerse es invertir la libertad en un empeño valioso (137)
  23. Si la Iglesia de Cristo no fuera una sola, no tendría sentido buscar la unión (o la reunión, pues la separación no es originaria) (36)
  24. Un reflejo de la influencia del marxismo es “la reducción de la política a economía, coincidiendo en esto con el capitalismo liberal extremo” (19)
  25. Que el marxismo haya fracasado no significa que estén ya resueltos los problemas que decía venir a dar respuesta (19)
  26. Un «prudente relativismo» (…) en sí mismo lleva la inclinación hacia la dictadura, en la que la «verdad» la establece el poder (53)
  27. Como decía Ratzinger, un Estado no puede durar como Estado de Derecho si no se reconocen valores absolutos previos al Estado (61)
  28. Sin valores absolutos, el mismo Derecho no pasaría de ser –según la afirmación de Karl Marx- un aparato decorativo del poder (48)
  29. Decía Voltaire, con su humor cínico, que prefería que su barbero fuera creyente, porque le daba cierta seguridad de que no le degollaría (58)
  30. Las aportaciones de los cristianos sobre asuntos de interés públicos no son soluciones confesionales (58)
  31. Participar en el debate civil es un derecho, no una concesión que te hacen (58)
  32. Las leyes civiles no pueden ni deben impedir todo lo que es contrario a la moral natural, pero sí todo lo que siendo contrario a la moral, atente al bien común (60)
  33. Un cristiano debe actuar con respeto hacia las personas que sostienen, teórica o prácticamente, posturas contrarias (61)
  34. Sin hombres justos no funcionan con justicia las estructuras por buenas que sean (147)
  35. La pobreza de espíritu es un gran bien, no solo cristiano, pues es expresión de libertad (151)

Sobre Dios, la Iglesia y el mundo
Fernando Ocáriz (entrevistado por Rafael Serrano)
Ediciones Rialp
Madrid, 2013
158 pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada