14 de junio de 2015

50 tuits de Kapuscinski sobre el buen periodismo

50 tuits sobre el buen periodismo tras la lectura de Los cínicos no sirven para este oficio, conversaciones con Ryszard Kapuscinski, (Anagrama, Barcelona 2004, 124 páginas).
  1. La fuente principal de nuestro conocimiento periodístico son «los otros».
  2. Los otros dirigen nuestro trabajo: nos dan sus opiniones y nos interpretan el mundo que intentamos comprender y describir.
  3. No hay periodismo posible al margen de la relación con los otros seres humanos.
  4. La relación con los seres humanos es el elemento imprescindible de nuestro trabajo.
  5. Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos.
  6. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas.
  7. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.
  8. El único modo correcto de hacer nuestro trabajo es desaparecer, olvidarnos de nuestra existencia.
  9. Existimos solamente como individuos que son para los demás, que comparten sus problemas e intentan resolverlos, o al menos describirlos.
  10. Todo reportaje –aunque esté firmado sólo por quien lo ha escrito– es fruto del trabajo de muchos.
  11. Sin un espíritu de colectividad, de cooperación, de buena voluntad, de comprensión recíproca, escribir es imposible.
  12. Es erróneo escribir sobre alguien con quien no se ha compartido al menos un poco de su vida.
  13. Si alguien quiere penetrar en los rincones más apartados de las rutas trilladas, tiene que estar preparado para pagar su osadía con la salud.
  14. [Hay periodistas que] estando topográficamente en África, siguen viviendo en Europa.
  15. Las nuevas tecnologías facilitan nuestro trabajo, pero no ocupan su lugar. Los problemas de nuestra profesión permanecen inalterables.
  16. Es ésta una profesión exigente (…) Un reportero tiene que vivirlo todo en su propia carne.
  17. Convivimos con la profesión veinticuatro horas al día. No podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde.
  18. En el periodismo, la actualización y el estudio constantes son la conditio sine qua non.
  19. Nuestro trabajo consiste en investigar y describir el mundo contemporáneo, que está en un cambio continuo, profundo y revolucionario.
  20. Hay una cualidad importante para nuestra profesión: no considerarla un medio para hacerse rico. Para eso ya hay otras profesiones.
  21. La información se ha separado de la cultura: ha comenzado a fluctuar en el aire.
  22. Intentar conocer otras civilizaciones y culturas con una visita de tres días o de una semana no sirve para nada.
  23. La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz. La pobreza sufre, pero sufre en silencio.
  24. Prestad atención no tanto a lo que llega por la radio, la televisión o las conferencias de prensa, sino a lo que está alrededor, a los imponderabilia.
  25. La selección de lo que tenéis que escribir está reservada a vuestra intuición, a vuestro talento y a vuestros principios éticos.
  26. Podemos mentir sin pretenderlo, porque nuestra memoria es limitada o los recuerdos son erróneos, o bien a causa de nuestras emociones.
  27. Quien decide hacer este trabajo y está dispuesto a dejarse la piel en ello, con riesgo y sufrimiento, no puede ser un cínico.
  28. Si sólo tienes una o dos hojas para escribir, todos los matices se pierden. Tienes que condensarlo todo en una pulsación, en una frase.
  29. A menudo el periodista tiene que hacer una selección dramática, comprimir la realidad –siempre rica y pluridimensional– en una descripción breve.
  30. Hay países en los que no se da una censura oficial, pero la libertad del periodista está limitada por los intereses de la cabecera.
  31. La conquista de cada pedacito de nuestra independencia exige una batalla.
  32. Tenemos que introducir [al lector] a la comprensión del acontecimiento, diciéndole qué ha sucedido antes.
  33. En los periódicos se puede manipular según lo que se escoja colocar en la portada, según el título y el espacio dedicado a un acontecimiento.
  34. En la prensa, en la radio y en la televisión hay cientos de maneras de manipular las noticias. Y sin decir mentiras.
  35. El problema de la radio y de la televisión es que no es necesario mentir. El sistema es muy sencillo: omitir el tema.
  36. La mayor parte de los espectadores de la televisión reciben de forma muy pasiva lo que ésta les ofrece.
  37. Los grandes grupos televisivos determinan la lista de las cosas en que pensar y qué pensar sobre ellas. 
  38. Los temas principales que dan vida a las «noticias del día» deciden qué pensamos del mundo y cómo lo pensamos.
  39. Si no hablamos de un acontecimiento, éste no existe. Es un arma fundamental en la construcción de la opinión pública.
  40. Hay medios que no están interesados en reflejar la realidad del mundo, sino en competir entre ellos.
  41. Hay medios que acaban observando no la vida real, sino a la competencia.
  42. Hoy en día, los medios de comunicación se mueven en manadas.
  43. Asistimos a este fenómeno de los desplazamientos en masa de los medios. Si hay una crisis en el Golfo Pérsico, todos van al Golfo Pérsico.
  44. Muchísimas cosas cruciales ocurren en otras partes del mundo. No importa, nadie hablará de ellas: todos están en el Golfo.
  45. Para el gran público, la información es sólo el resultado de la competencia, de la lucha entre los grandes medios de comunicación.
  46. Lo contrario de un relato no es el silencio o la meditación, sino el olvido.
  47. Los medios de comunicación crean su propio mundo y ese mundo suyo se convierte en más importante que el real.
  48. El drama es que conocemos cada vez más la historia creada por los medios de comunicación y no la de verdad.
  49. La relación entre generaciones nunca ha sido tan precaria y dramática como ahora.
  50. Los jóvenes nos escucharán si nosotros les escuchemos a ellos. La clave de todo está en el interés recíproco.


Los cínicos no sirven para este officio (Sobre el buen periodismo)
Conversaciones con Ryszard Kapuscinski
Ed. Anagrama
Barcelona 2004
124 pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario